Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
smagua-abre-sus-puertas

Detalles a tener en cuenta en un stand de feria

Nuestro equipo se encuentra trabajando en Smagua, un acontecimiento internacional que se celebrará en la feria de Zaragoza en febrero de 2019. En MNA Comunicación creemos en la creación de espacios óptimos para su empresa o producto, por ello le queremos aconsejar y recordar los beneficios que puede conseguir con su correcta utilización.

Existen muchos tipos de stands especializados en distintos tipos de ferias, pero los dos tipos de stands más comunes son los stands modulares y los Stands de diseño a medida, donde encontramos dos subtipos: los reutilizables en carpintería de aluminio o realizados en madera. Los modulares se caracterizan por estar fabricados principalmente de aluminio con unas medidas estandarizadas, al ser prefabricados. En cambio, los stands de diseño se caracterizan por estar fabricados de madera o materiales como aluminio, plástico, tejido, etc. los cuales se pueden personalizar.

La diferencia principal es que los modulares no nos permiten construir cualquier tipo de idea al ser de una estructura más limitada y ya prefabricada, cosa que si podemos conseguir si trabajamos con stands de diseño. También diferenciar la exclusividad y autenticidad que provoca un stand construido a medida, al ser fabricado con un fin concreto a partir de una idea inicial con el cliente.

Con la ayuda de un stand una empresa podrá comunicar al cliente que es lo que ofrece de manera directa, clara y concisa. Esta información se mostrará de manera visual y verbal:

1. Ofrecer el producto: En un primer momento el visitante debe reconocer el producto que debe estar expuesto de forma clara, lo lograremos gracias a la imagen de marca ya reconocida, el lema o logotipo de la empresa, además de las imágenes que lo acompañan, y que normalmente, lo describen.

2. Mobiliario: Deberemos tener en cuenta el tipo de mobiliario que mejor se adapta al cliente, fijándonos en las formas, relieves, materiales y colores más apropiados que, a su vez, deben tener una conexión con la marca de la empresa del cliente con el que trabajamos.

3. Iluminación: También es importante conocer qué tipo de luz aportará más notoriedad al stand en cuestión, al igual que reconocer donde es necesario aplicarla.

4. Diseño: Debe ser personalizado en gran medida para lograr diferenciar a la empresa. Toda la decoración deberá tener un nexo común que la represente. Podemos innovar, pero siempre en base a lo que es la empresa.

5. Fotografías e ilustraciones: un stand necesita mostrar tanto la imagen corporativa de la empresa para que sea reconocida por quién la ve, como la imagen del producto o servicio que ofrece. Con la ayuda de imágenes también mostramos los beneficios que el cliente puede obtener con el producto.

6. Medios audiovisuales: Puede resultar de gran ayuda como soporte visual, de tal forma que el mensaje llegue más claro a los clientes. También conseguiremos aumentar el atractivo del stand, y por lo tanto dar una mayor notoriedad al mismo.

Lo primero a analizar es aquello que se quiere conseguir y de qué manera se desea comunicar a través de un stand. Una vez decidido, se estudia que tipo de estructura es la más adecuada en cada caso según las prioridades, y siempre, teniendo presente la importancia de la relación del stand con la imagen corporativa de la empresa. Más adelante, se decide como proyectar esa imagen a través de las características propias que representarán el proyecto. Es aconsejable contar con la ayuda de profesionales para que este proceso resulte lo más satisfactorio posible, en MNA comunicación ayudamos a conseguir que los proyectos satisfagan todas las necesidades existentes.

book-fair

La importancia de la presencia en ferias internacionales

Internacionalización de la empresa

La progresiva expansión de las empresas por los mercados internacionales tiene su rampa de lanzamiento en las ferias internacionales: en ellas se establecen los primeros contactos con distribuidores, partners y agentes locales que contribuirán a desarrollar ese territorio para la marca.

En 40 años de experiencia en el negocio de los stands y la arquitectura efímera he visto crecer empresas de forma exponencial gracias a su asistencia regular y bien planeada a las ferias internacionales, ya que una vez que empiezan a moverse en un mercado exterior, consiguen incrementar sus economías de escala en producción y en compras.
Otro factor interesante y estimulante es que se enfrentan a importantes competidores locales e internacionales, lo que obliga al exportador a perfeccionar sus productos y servicios para ser escogido, de manera que los procesos productivos deben pivotar sobre la fórmula de la mejora continua y de la constante revisión de costes, tanto de materias primeras y componentes como de mano de obra, logística interna y externa… un ejercicio permanente que si es sistemático permite obtener formidables ventajas competitivas.

La secuencia de etapas es:

1. Primera feria internacional, con un stand pequeño, usualmente de bajo coste, casi siempre en los laterales de los pasillos perimetrales del pabellón ferial (ah! los costes del m2 no son baratos!). Conviene no caer en la tentación de alquilar un stand modular porque a la escasa superficie se sumará una falta absoluta de personalidad que impedirá destacar y hasta ser visto. En esa feria se inician las relaciones con agentes y distribuidores que permitirán las ventas y el afianzamiento en el territorio.

2. Una vez consolidado ese territorio, el stand crece en dimensiones y mejoran los elementos de presentación. Ya participa el distribuidor local: atención a un tema muy habitual, que consiste en compartir gastos con ese partner y por tanto, puesto que paga, quiere intervenir en la estética decorativa del espacio. Un error grave es que la marca del fabricante quede minimizada entre una importante cantidad de información del distribuidor, de manera que es crucial concretar cómo se personaliza cada sector del stand: lo mejor, acotar un espacio corporativo de la marca dentro del stand del distribuidor.

3. La empresa exportadora ha ganado una buena implantación en el mercado. Su marca es conocida y puede aspirar a exponer en su propio espacio. El stand personalizado con la marca bien visible desde lejos y una clara propuesta de qué es, cómo es y qué puede hacer por sus clientes es fundamental. Más metros, más altura, quizás un espacio preferente (esquina, tres fachadas, isla…). La elección del sitio es fundamental: buena circulación de público, para captar el máximo posible de contactos útiles.

En conclusión: exportar y exponer en ferias internacionales son dos palancas comerciales complementarias, que deben tratarse con un exquisito cuidado por la importancia de la inversión, las horas dedicadas por el equipo humano y por las enormes posibilidades que tener un stand en una feria internacional ofrecen a la empresa.

lightbuild

Light + Building

Como cada año, se celebra "Light + Building" en la Feria de Frankfurt, dónde expositores de todo el mundo presentarán sus innovaciones en el sector de la iluminación, ingenieria electrónica, además de automatización de casas y edificios. Muchos de estos expositores asistiran con stands de diseño espectaculares buscando así llamar la atención de sus posibles clientes. MNA ha diseñado y construirá un stand para uno de sus clientes en esta feria.